COBIJO NATURAL

La Naturaleza como útero y refugio del hombre.
Mi estimado compañero Valero Vela, artista de reconocido prestigio y que él niega, al contemplar mi obra Cobijo Natural, me envía la historia de Juan Drago, el árbol-hombre, y que dejo a continuación, no sólo por la vanidad personal de que se fije en mi obra, sino también por los valores de fraternidad, amistad y lealtad implícitos en la historia sobre la mágica simbiosis.
"Un amigo mío, condenado a muerte por cáncer, pidió que en su momento sus cenizas fuesen enterradas, y sobre ellas se plantase un arbolito, prometiendo que sirviendo de alimento al árbol, al crecer éste, él crecería formando parte de él. Cumplida su solicitud, y ya pasados los años, al contemplar el árbol crecido (un bellisimo drago canario) veo en él a mi amigo, que observa paciente y sereno nuestro devenir diario.
Esta obra es la representacion exacta de mi amigo/árbol.Gracias
Valero.

Comentarios

  1. Emocionante, tu sensibilidad se percibe en la obra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa obra Adela... y la historia de tu amigo... mi esposo hace tiempo que me pidio lo mismo, es extraño pensar en esas cosas pero su idea me parecio muy bella...
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuestión de género VI crítica

Pandemia, poema

Besos callejeros