En mi muro y cuentas decido yo

Adiós al buenismo tuitero

     Ante tanto bulo y malasangre en las redes sociales como twitter, me he ido acostumbrando a eliminar y bloquear perfiles falsos y tendencias que no me importan (agotada de tanto futbolista y celebrities de "supervivientes" "gran hermano" "sálvame " (castígame, mejor) y pop coreano que no entiendo y que, francamente, de buscar nuevas músicas no lo haría en este sentido (¿en coreano...?).

¿Malos hábitos nuevos en la pandemia?

     Más de dos meses y ahora me doy cuenta de que ya es un hábito; como no bloquee al menos a 20 usuarios y a 8 tendencias no me siento satisfecha. Eliminar tendencias, tuits, silenciar cuentas o bloquear a las que se pasan mucho o poco (según me de) y en conversar no está entre sus opciones. Ante las provocaciones mi respuesta es contundente: la eliminación, y punto.
  
   Esto no es nuevo. Mi hartazgo, aunque en menor intensidad, viene de antes del confinamiento por la pandemia, pues me cansaba consultar las redes, en fines de semana y lunes, saturadas de temas y personajitos que no me interesan para nada pero que al parecer a la gente sí y son TT; aunque yo creo que es parte del marketing de determinadas empresas, incluidas las futboleras, pagando por posicionar tuits y trendign topic que luego al verlos es inexplicable que lo sean. Vale, los del fútbol y algunos "realitis chou" admito que tengan sus seguidores aunque queden muy lejos de mis gustos.
    
    De cualquier manera, ¿por qué tendrían que aparecer estas tendencias en mi muro? Sé que existen programas para filtrar y publicar a gusto, pero dar mis datos a otra empresa que no tengo ni idea de quien es y qué harán con todos mis datos de navegación en twitter no me agrada; suficiente tengo con que lo haga esta última.


     Durante el confinamiento me ha preocupado mucho estar al día de la información sobre el covid-19 y cómo había ocurrido todo, cual era la situación actual y la previsible a corto plazo. Por esto y a veces por aburrimiento -por qué no decirlo-  he visitado más mi cuenta de twitter, y era agotador tantas tendencias que no me interesaban ni me interesan, como esas de nombres propios desconocidos para mí y que son de personajillos de esos programas de entretenimiento: el novio de la prima de aquella que estuvo liada con aquel que era hijo del tercer marido de la vecina de un famoso; ¿y las tendencias de novedades del pop coreano? pero si nunca he escuchado a ninguno, y ahora no me apetece, la verdad. Al final, si encontraba una tendencia interesante hasta le dedicaba un aplauso.

     Gracias al obligado tiempo libre (mejor decir disponible, porque de libre ha tenido poco), trasteé por las configuraciones y descubrí cómo bloquear palabras y eliminar tendencias, además pudiendo elegir entre varios motivos... ¡¡¡Qué alivio!!! madresanta, pocas veces he sido tan feliz con tan poco.

     Solo comparable a aquel otro momento en que decidí que se acabaron las buenas maneras y que estaba harta de tanto perfil falso cuyas intenciones eran insultar lo que no le gustaba y retuitear falsas noticias, o como se dice ahora, fakes. Que me daba igual si veían o no mi bloqueo; cosa que dudo, entre tantos miles de  millones de perfiles el mio... como que no será relevante ¿no te parece? A mí me lo pareció y decidí bloquear a casi todos los perfiles que no tengan nombre y apellido, salvo algunas cuentas que conozco y sé que son serias. Por cierto, si eres uno de estos, avísame para seguirte y no bloquearte.

     ¡Qué gusto! y es que hay cada nombre de cuenta que ya les vale, pero oye, cada cual es libre de elegir su nombre o sobrenombre, así como también lo somos de bloquear, jeje y en esto estoy yo.

     Tengo la edad suficiente para no perderla en ese buenismo político o lo políticamente incorrecto, que prima el ser muy tolerantes, razonables y buenistas con quienes incluso no lo son. ¿Bloquear algo solo porque no me gusta o me ofende?...Uf, que feo, yo no hago eso, dicen muchos...¡pues yo sí! Es más lo recomiendo. Qué menos que elegir lo que quiero ver en mi muro o cuenta.
    Me dirás que eso no es así, que la IA o AI (Inteligencia Artificial, según seas más anglófono o españófono, jeje) con sus algoritmos maneja lo que nos llega, y te doy la razón; pero lo que se mantiene luego lo puedo decidir yo, y si tengo que bloquear varias veces hasta el aburrimiento (algún dia aprenderá) lo hago.
     Lo dicho, tras el largo encierro involuntario he adquirido dos nuevos hábitos: el de bloquear y el de eliminar usuarios, tuits y tendencias.

     No os oculto que una duda sobrevuela, muy ocasionalmente, mi mente: cuando un día no pueda conectarme ¿tendré síndrome de abstinencia? ¿Y cómo será?

¿Cuál es tu experiencia?

Nota: las imágenes son de www.pixabay y la primera es una composición propia de las mismas.
Nota del 4/6/2020. A la mañana siguiente de publicar esta entrada (todavía no compartida) y de poner una imagen (realizada por mí) en negro contra el racismo, me han impedido entrar en mi cuenta de twitter. He intentado todas las opciones posibles y les he escrito para que me informen la razón por la que no puedo acceder a mi cuenta: silencio total. Llevo más de 10 años en twitter y es la primera vez que no puedo acceder. La IA o AI es superápida.  Tan peligrosa no me veo
¿Causalidad o casualidad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestión de género VI crítica

Polución

Besos callejeros