Las banderas nacionales no tienen ideologías

    El uso partidista de las banderas nacionales y de La Constitución Española.

     Esta entrada surge por la necesidad particular de opinar sobre algunos usos y desusos de símbolos que generan crispación en el ambiente, mayor durante la pandemia.    
España, al igual que otras naciones, no ha sido de pensamiento único ni debería serlo, pues dicha unicidad implica un estancamiento y empobreciendo evolutivo en todos los sentidos (hasta el agua estancada empieza a oler mal).
     La mayoría de las naciones están compuestas por varios pueblos, varias identidades culturales que conviven bajo una entidad administrativa superior, representada por una bandera nacional. Y con esta tiene que ver hoy mi reflexion.
     Usar la bandera española para manifestarse contra otros españoles, teniendo la misma bandera en común y por pensar diferente es... ¿cómo diría sin ofender?... eso. Nadie, ni ningún partido puede apropiarse de algo que es común. No es más español el de derechas ni el de izquierdas; hasta los españoles antisistema lo son, y los independentistas hasta su posible o hipotética independencia también lo son.

¿Hay grados de español?

     Se es español por nacionalidad y la mayoría lo es por nacimiento (hay varias maneras de adquirir la nacionalidad pero no son tema de esta entrada). Ser español o portugués o cualquier otro es una nacionalidad, no un sentimiento, pese a quien le pese. Uno puede decir Pues yo no me considero español, pero si su en D.N.I. (Documento Nacional de Identidad) dice nacionalidad española, lo es, por más que insista que está en contra o lo que quiera. Incluso aquellos que se consideran republicanos y quieren a la antigua bandera republicana, la bandera española roja y gualda es la suya, según su dni, aunque no se identifiquen con ella. Cuando cambie el sistema y se elija otra bandera (es un supuesto), esta última pasaría a ser la bandera de todos los que tengan la nacionalidad, al margen de gustos e ideologías

Se es español por nacionalidad, no por sentimiento

     En nuestra España tendemos a la polarización, debemos llevarlo en la sangre, pues otros países mediterráneos no son tan radicales ni extremistas, aunque un poco también, eh. Cuando hablamos del sentimiento español, en realidad se está hablando, en general, de tradicionalismo; es decir, soy muy español se dice cuando uno se identifica con la cultura tradicional, posicionándose contra los progresistas (también erróneamente, pues no conozco a tradicionalistas que estén contra todo el progreso, solo que cada uno a su manerta).

Ser más o menos tradicional no es ser más o menos español.

     Así tenemos un caso típico: la tauromaquia se defiende por ser tradicional, por ser muy español; el que está en contra dice que como español que es, no le representa la tauromaquia y se opone. Ambos son españoles, aunque no igual de tradicionales.
     El colmo de la apropiación partidista ha sido respecto a la Constitución Española, ahora los partidos de la derecha se autodenominan constitucionalistas.
     Vamos a ver ¿acaso no lo somos todos? aunque algunos crean que hay que modificar la Constitución, esta seguirá siendo La Constitución de España, modificada y actualizada, pero Constitución al fin y al cabo. ¿Tan difícil es de entender esto?

Todos los partidos políticos son constitucionalistas.

     Todos los partidos regularizados son constitucionalistas y si no cumplen esta obligación son prohibidos. La legalidad pasa por acatar la Constitución ¿que alguien o un partido no quiere? está en su derecho, obviamente, como también el Estado está en su derecho de ilegalizar al grupo y exigir responsabilidades judiciales.
     Puede gustar más o menos, pero así está el asunto. Se puede desear el cambio, modificaciones más o menos estructurales que cuando sean refrendadas por el Parlamento, formarán parte de La Constitución, siendo única; no tenemos La Constitución Española A y La Constitución Española B, ni C.

     Yo pongo por delante a mi pais, España. Es una frase muy oida ¿verdad? ¿Está poniendo por delante a su pais o lo que antepone es su propia ideología, sus pensamientos, sobre lo que entiende que es su país.
     ¿Que esto es complejo? Por supuesto, mucho. Pero podemos hacer esfuerzos en simplificar para aclarar al menos lo mas popular, lo que todo el mundo pueda entender, sea seguidor de programas Reality show, ligas de futbol o documentales científicos o culturales.
    
    Cuando además hay detrás fuertes inversiones en determinados medios de comunicación, estos se encargan de ir manipulando para que la gente empiece a identificar a determinado grupos con los símbolos nacionales como suyos, por eso ya hablan de partidos constitucionalistas, y yo me pregunto ¿y a los otros como llamarlos? ¿Noconstitucionalistas? Incluso el que un partido político o ciudadano quiera modificar la Constitución esto no le convierte en NOconstitucionalista.

     Por esto no considero lícito apropiarse de banderas ni de La Constitución, que son de todos.

     ¿Cómo podemos superar esto? ¿Cómo evitar estas apropiaciones? Si todos los partidos políticos hicieran uso de los mismos, dejarían de representar a unos pocos. Si la mayoría de los ciudadanos los usáramos como hacen en muchos paises extranjeros, pasarían a ser de todos.
    ¿Qué sorprende cuando se viaja a muchos paises? que tanto los de izquierdas como los de derechas y los apolíticos muestran su bandera nacional sin complejos; como lo son las banderas de sus pueblos y regiones, y hasta las de sus equipos deportivos, pues no son excluyentes. 
    
     Por supuesto, es una opinión muy simplificada de un tema con conceptos en los que no soy experta y sería un texto largo para desarrollar. Solo quiero dar mi opinión y creo que se entiende.
 
Saludos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestión de género VI crítica

Pandemia, poema

Besos callejeros