Por fin... ¡Adiós 2020!

Despediré el 2020 con alegría

     Este diciembre más que celebrar el advenimiento de un nuevo año, celebraré la despedida del que se va, el fatídico año para la humanidad, 2020. 

    2020, es el primer año de una pandemia, posiblemente, inesperada con graves consecuencias sociales y que no nombraré en este día tan señalado por respeto al dolor de muchos. 

     Un nuevo año que intentará seguir la dinámica del que se va, por inercia y que podremos neutralizar con la voluntad de intentar ser nosotros mismos, aunque nos bombardeen con la unicidad de pensamiento; intentar contrastar todas las fuentes de información, vengan de donde vengan (pues por ser oficiales no son mejores); practicar la empatía, responsabilidad y la honradez y exigirlas.  

     Las personas valemos mucho más de lo que nos quieren hacer creer nuestros gobernantes, sean del signo que sean. El amor a la vida, la naturaleza y a nuestros semejantes es la mejor herramienta para vivir en armonía, en paz, y en definitiva, ser feliz.

    Apelo al sentido común (aunque sea el menos común de los sentidos), a la empatía y al amor como conjuro para un nuevo año que ya está llamando a nuestras vidas. 


¿Mis deseos?... Amor y salud para todos y todas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestión de género VI crítica

Pandemia, poema

Besos callejeros